CON VOX NO ¿POR QUÉ?


CON VOX NO ¿POR QUÉ?
Aún siendo consciente de que nos encontramos en unas fechas en las que los deseos de armonía, los buenos gestos y la paz, imperan entre nosotros, también es cierto que estos días me está hirviendo la sangre especialmente, en realidad llevo ya mucho tiempo (demasiado diría yo) con esa sensación tan amarga y desagradable que te hace sentirte impotente, humillado y casi inconsolablemente derrotado, esa sensación que se experimenta cuando ves que la injusticia se apodera de la situación y de las personas, que la historia, la verdadera historia, se repite sin que casi nadie grite “¡¡Ya está bien!!”,aunque sea de desesperación ante una situación extremadamente injusta y peligrosa que estamos viviendo en esta nuestra querida España (querida por algunos, no por todos. Ahí radica el problema, que hacen más ruido los que no la quieren).
Por eso he decidido escribir este artículo en el que voy a intentar expresar lo que siento y porqué lo siento.

En esta nuestra cuarentona y ¿querida? Democracia, hasta hace apenas unos años el mal llamado bipartidismo dominaba la escena política nacional, regional y local. Y digo bien cuando digo, el mal llamado bipartidismo. Políticos y periodistas de alto standing, personas de la calle “muy entendidas en esta materia” y todo tipo de tertuliano de mayor o menor rango coincidían en calificar esa situación de esa manera… España está gobernada por el bipartidismo refiriéndose a PP y PSOE porque habitualmente eran los más votados con mucha diferencia sobre los demás. Pero la realidad era otra muy distinta, por obra y gracia de la ley electoral, en la mayor parte de las ocasiones esos partidos se veían obligados a gobernar con el “apoyo” de otros mucho más pequeños y mucho menos votados pero que eran imprescindibles para que la aritmética fuese favorable y, además, siempre han impuesto sus tesis, así nos está yendo en muchas cosas.

Una crisis bestial que ha afectado y todavía afecta de forma contundente y extremadamente negativa a todas las capas sociales y productivas, especialmente, a las hasta entonces potentes clases medias y las pequeñas y medianas empresas españolas que eran los verdaderos pilares de la economía y la sociedad nacional, junto a una corrupción insoportable que se ha demostrado generalizada en todos los estamentos sociales, políticos, judiciales, periodísticos, universitarios, etc. Pero especialmente y, de forma sobresaliente sobre las demás, en la clase política,unido esto a las dudas e inestabilidad sobre la integridad y unidad de España, dieron lugar a la irrupción con fuerza en el escenario político español de unos partidos desconocidos hasta entonces (caso de Podemos y todas sus convergencias) o casi insignificantes (como Ciudadanos), que se “vendieron” a una sociedad castigada y maltratada por todas las circunstancias mencionadas anteriormente,como los “mirlos blancos” de la regeneración política y social para España y los españoles, y así lo compraron y votaron una gran cantidad de ciudadanos creyendo que eran la solución a tanta ignominia e injusticia.

Pasó el tiempo, tiempo suficiente para que todos ellos demostrasen que iban en serio con todo aquello que les habían prometido a los sufridos españolitos de a pie y, a día de hoy, ¿cuál es la realidad de lo ocurrido? No voy a extenderme demasiado:

En el caso de Podemos, todos hemos sido testigos de la acusación y demostración del cobro de grandes cantidades de dinero por parte de Pablo Iglesias de gobiernos extranjeros tan democráticos como Venezuela e Irán. ¿Con qué fin le dan tantísimo dinero? ¿Para hacer obras benéficas? No creo. ¿Para desestabilizar a nuestro País? Posiblemente, casi con toda seguridad. Unos se lo dieron para instaurar un sistema comunista (Iglesias ha reconocido públicamente que es una de sus “ilusiones” y aspiraciones políticas) y, otros, para facilitar la instauración islámica y eliminación del cristianismo en España (esto también lo han demostrado la gran mayoría de los dirigentes de Podemos en más de una ocasión). En definitiva, ha demostrado este “pájaro de cuentas” que es capaz de reírse de todo “quisqui” y predicar justamente lo contrario de lo que está haciendo, a saber: Casoplón de más de 1’5 millones de euros en la zona más elitista de Madrid, seguridad pública (G. Civil) para su casoplón, varios ingresos simultáneos y cuantiosos por diversas actividades, etc. Osea, justamente lo contrario de lo que se le supone a una persona de izquierdas (este “artista” quiere ser presidente de España, etc.) ¿A que no sabéis para qué?
“Podemos” continuar con Monedero quien no le quedó más remedio que largarse por cobrar muchísimo dinero y no declararlo a hacienda para evitar pagar los impuestos correspondientes (este también decía que venía a la política para terminar con la casta, la corrupción, etc. Jejeje… que jetas) “Podemos” seguir con Errejón, maestro en el arte de cobrar becas sin trabajar entre otras habilidades (creo que por dicho mérito lo van a llevar de candidato a la alcaldía de Madrid). También “Podemos” comentar el asalto a capillas cristianas en universidades, etc. (no se conoce ningún asalto de estos “valientes” a mezquitas, etc) “Podemos” recordar como el desagradecido de Echenique tenía a su asistenta sin dar de alta en la seguridad social, mientras exigía la mejora de las condiciones laborales para  las empleadas de hogar y similares. Este ser humano también se ha comprado un estupendo y carísimo piso en otra zona “vip” de Madrid, y, además, lo estaba reformando sin pedir y pagar la correspondiente licencia de obras (lo de este personaje no tiene nombre…) Podría continuar poniendo ejemplos de estos “indignados”, ¿lo recordáis? Todos vienen de aquel movimiento de supuestos indignados del 15M…. ¡Cómo se han reído de los verdaderos indignados! Que, después de tanto, después de haberles vitoreado y votado ahora están todavía más indignados porque sus “supuestos representantes y salvadores” se han arreglado muy bien a cuenta de ellos.

Como he recordado y los medios de comunicación han puesto de manifiesto más extensa y pormenorizadamente en múltiples ocasiones, estos personajes ni han pedido perdón por sus fechorías, ni han dimitido de sus cargos, cosa que sí han exigido a otros por lo mismo o menos, muy por el contrario, continúan desde sus estrados y atriles dándonos lecciones de “ética” y “honestidad”y,“lo mejor de todo”,mientras cobran suntuosos sueldos (que tanto criticaban cuando estaban fuera).Continúan haciendo todo lo posible por demostrar que son un partido “ANTISISTEMA”, dispuesto a dinamitar y cargarse el estado de bienestar que tanto nos ha costado conseguir, intentando derribar a la monarquía, pactando con filoetarras, con separatistas, etc. Sin importarles para nada las consecuencias, siempre negativas y dañinas para el conjunto de la sociedad española, incluidos sus votantes. Sin comentarios.

Del PSOE no digo nada, su larga, aunque por muchísima gente, desconocida historia, lo dice todo. Lo que está haciendo Pedro no es más que una muestra y, ojalá que me equivoque, un recopilatorio de esa historia a la que me refiero. El tiempo me dará o quitará la razón. Ya se verá.

A quien sí voy a dedicarle unos párrafos es a ese partido llamado Ciudadanos que comenzó con su líder en “bolas” por los carteles electorales catalanes. Creó unas enormes expectativas entre los “entendidos y expertos” de los medios de comunicación, tertulias, etc. Entre todos, lo convirtieron en “otro mirlo blanco” que consiguió unos espectaculares resultados electorales en esa Comunidad Autónoma de Cataluña, tanto fue así,que decidió ampliar su espectro electoral a toda España y ser el cabeza visible de dicho proyecto. Su imagen de persona joven, con las manos limpias de corrupción y con un sentido claro respecto a la unidad de España, hizo a muchísimos españoles creer que estábamos ante la solución a la inestabilidad política de los dos grandes, PP y PSOE. Hasta aquí bien, no hay mucho que objetar.

Pero, como en el caso de Podemos, el tiempo pasay hay que hacer alguna cosa más que hablar, criticar y decir lo bueno que es uno; hay que comenzar a tomar decisiones, en primer lugar, internas, no solo se puede estar exigiendo a los demás “equidad, limpieza y transparencia”, uno también debe demostrar que cumple con los requisitos que exige a los demás y ahí, que quieren que les diga, se les está viendo bastante el plumero. Por poner algún ejemplo, sin entrar en grandes detalles, tienen alcaldes y concejales investigados (antes se decía imputados) y dan soporte y gobiernan con partidos verdaderamente extremistas como Podemos y cualquiera de sus confluencias, que, además, son descaradamente antisistema. Últimamente, han sido capaces, en una demostración de cinismo y sinsentido máximo, de formar parte, junto a los separatistas,de la comisión que gestiona la televisión catalana. Pero señores, ¿en qué quedamos? ¿Pero no estabais en contra de los partidos que forman parte del gobierno catalán por ser separatistas, golpistas y no sé cuántas cosas más? Eso le dijisteis a los ciudadanos catalanes y por eso os dieron su confianza ¿volverán a hacerlo?

Y ya, donde se están cubriendo de gloria, es con la decisión de marginar a VOX en el gobierno de Andalucía porque lo tachan de EXTREMA derecha (lo mismo que Podemos, jejeje, esto es de risa… le decía el cuervo al grajo, échate pa’llá que eres negro), y lo dicen y se quedan tan panchos ellos. A ver, que no termino de situarme… Ustedes, los que se han puesto de acuerdo con los separatistas catalanes, los que fueron sorprendidos “negociando ustedes sabrán qué” con Adelante Andalucía (una confluencia de Podemos), los que han gobernado con el gobierno más corrupto del mundo, el gobierno Andaluz del PSOE…. Y aquí paro, no quiero repetir más ejemplos que ya estáis cansados de escuchar en los medios de comunicación, redes sociales, etc.

Todo lo que os he contado sobre Podemos y Ciudadanos lo he hecho porque esos dos partidos, con los antecedentes referidos y los que todos sabemos, se permiten el lujo de pedir hacer un cordón sanitario a VOX, es decir, hacerles el vacio, dejarles fuera de las instituciones y, para ello, no dudan en decir que es un partido extremista, inconstitucional, fascista, racista, etc. Esto se lo deberían hacer mirar, porque cuando se califica de ese modo a un partido democrático de toda esa serie de disparates, alguna cabeza no anda demasiado cuerda. Un partido que ha sido votado por más de cuatrocientas mil personas. ¿Qué pasa? ¿que todos son tontos, son fascistas, son extremistas? Anda ya hombre.

Posiblemente, el problema sea que las izquierdas están viendo como ahora, con la aparición en escena de este partido, una gran cantidad de votantes descontentos por diversas causas con sus partidos originales y que no les votarían por ese motivo, tengan otra opción en la que depositar su confianza y esa opción, que lástima, no es de izquierdas. Ese es el verdadero problema y la verdadera causa por la que las izquierdas que sí son realmente ULTRAS y ANTISISTEMA demonizan y tratan de dejar fuera a VOX, porque saben que les van a hacer mucho daño en las urnas.

De momento, VOX es el partido más limpio de la escena política nacional y, que yo sepa, no han hecho nada de lo que ni ellos, ni nosotros, nos tengamos que avergonzar, por lo tanto, acercarse a ellos para gobernar, NO ENSUCIA a nadie.

Por lo tanto, desde estas líneas, quiero animar a los dirigentes del PP a que no les tiemble el pulso, ni teman las críticas de los partidos de izquierdas, y a los de Ciudadanos que se estabilicen y maduren ya de una vez y pierdan el miedo a pactar con VOX en todos aquellos lugares donde puedan formar gobierno. España no aguanta más el desmadre general reinante, y los españoles tampoco.

Hacedlo por España y los españoles.

Entradas populares de este blog

¿MERECEMOS LOS ESPAÑOLES QUE NOS HUMILLEN ASI?

Y ERRE QUE ERRE CON LA CANTINELA