FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS ¿CANTIDAD O CALIDAD?

FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS ¿CANTIDAD O CALIDAD?

Llevo ya varios años observando y analizando la evolución de nuestras fiestas de Moros y Cristianos en honor a nuestra querida Patrona la Virgen de Gracia. Todos coincidimos en que algo está cambiando en el ambiente festero caudetano, los efectos de la crisis económica, la complicación burocrática para obtener y utilizar la pólvora y, en mi opinión, lo peor de todo, la desconexión y pasotismo de los ciudadanos con las costumbres y tradiciones de su pueblo. Los diferentes argumentos anteriores han dado como resultado un “compuesto explosivo” que está dinamitando la participación en nuestra fiesta con una caída estrepitosa en la participación, caída que no se ha dado con tanta exageración (que yo tenga constancia) en ninguna otra población que celebre Moros y Cristianos.

Siendo cierto lo anterior, mi pregunta es ¿deben estar preocupados por esta situación los dirigentes y responsables de nuestras queridas Fiestas? Mi respuesta es, si no toman las medidas adecuadas SI, pero como en todas las crisis ésta es una oportunidad para salir reforzados de ella. Voy a dar mi opinión al respecto con una serie de ejemplos y argumentos, partiendo de la base de que no hay ninguna actividad humana que perdure en el tiempo sin que periódicamente se vaya reformando y adaptando a las circunstancias que cada momento requiere.

EJEMPLOS DE CAMBIOS YA REALIZADOS
Antes de los que voy a nombrar a continuación hubieron otros de muchísimo más calado, que nuestros antepasados asumieron como algo necesario e indiscutible pues de ellos dependía poder recoger las cosechas o no y por tanto, comer o no. Me refiero a los cambios de fechas de celebración de nuestras Fiestas, y también los horarios de celebración de los actos.

Mas reciente en el tiempo y que podamos acordarnos casi todos, comienzo por recordar:

-      El traslado de los actos que se realizaban el día 7 después de misa al día 10 después del ruedo de banderas en el Ayuntamiento.
-      El saludo del Ayuntamiento a las capitanías al día 5 (pasó de ser un acto informal de la Corporación a otro totalmente solemne).
-      El traslado de la retreta a las 0 horas del día 6.
-      El cambio del itinerario de la Enhorabuena.
-      Los cambios de los inicios de las guerrillas.
-      La terminación de las guerrillas en la plaza del Carmen con el disparo de sucesivas “arcas cerradas” de arcabucería. Todo un espectáculo para los participantes y espectadores.
-      Como consecuencia de lo anterior, el posterior y elegantísimo desfile de embajadores (precisamente en el tramo de calle donde mas “problemas” tenemos en la entrada).

Todos estos ejemplos de “cambios” (yo les llamaría ajustes) nadie pone en duda que han permitido crecer en participación y mejorar en CALIDAD a nuestras Fiestas. A pesar de las críticas y opiniones de todo tipo que en su día suscitaron, el tiempo ha demostrado que fueron positivos, que quienes los propusieron y fueron de boca en boca de festeros y ciudadanos, tenían razón y que valía la pena asumir el riesgo y las críticas.

MOTIVOS PARA APOSTAR POR LA CALIDAD
Las Fiestas de Moros y Cristianos de Caudete tienen  una enorme cantidad de actos (y encima, le vamos añadiendo otros nuevos en los pocos huecos que quedan) esto hace que dependiendo de la participación sean más llevaderos o, un auténtico “calvario” tanto para festeros como ciudadanos y visitantes en general.

Como decía al inicio, vengo observando la evolución de nuestras Fiestas ya varios años y he llegado a la siguiente conclusión, debemos apostar claramente por potenciar aquellos actos que valen la pena y son susceptibles de ello y, en general por la CALIDAD de las fiestas en su conjunto.

PROS Y CONTRAS
Las Fiestas, cualquier fiesta, tiene como objetivo celebrar algún acontecimiento excepcional (en este caso la aparición de la imágenes de S Blas y nuestra Patrona la Virgen de Gracia y la expulsión de los moros de nuestras tierras) y aprovechando lo anterior, fomentar la alegría, la convivencia y armonía entre familias, habitantes locales y visitantes, etc.
Lo primero, la celebración de algo excepcional se consigue casi plenamente pero, lo segundo y no menos importante, la relación humana, yo diría que a duras penas.

Por tanto, dado que no vamos a reducir el Programa de Actos, ya tenemos algo positivo en esta “bajada” de participación en los abundantísimos actos festeros… tiempo para dedicar a nuestras familias, amigos, invitados, etc.
¿Qué prefiere usted una Entrada o Enhorabuena de más de 5h o una de 3 o 3’5 bien organizada y donde todos los participantes intentan dar lo mejor de sí mismos?
¿Una cantidad de actos de arcabucería interminables cada día o, que terminen a una hora prudente para poder comer con la familia e invitados, y descansar antes del siguiente acto, o poder irse al baile con los amigos o a la feria con los niños? Yo creo que casi todos coincidimos, preferimos tener tiempo para la familia y amigos.

Pero claro, al haber menos participantes, paralelamente también se reduce el número de socios, lo cual tiene su contrapartida negativa en la generación de ingresos de las Comparsas para hacer frente a los gastos propios de la celebración de las Fiestas y también, en otro tipo de necesidades, como puede ser, dar solución para la ubicación de las Capitanías, las bandas de música, etc.
Está claro que al haber menos socios en las Comparsas se genera un problema económico difícil de resolver para los directivos. Difícil según se mire.

En todas las fiestas Patronales el Ayuntamiento tiene una participación fundamental en la financiación de las mismas y Caudete, HOY PUEDE HACER FRENTE A ESE RETO sin ningún problema, sin necesidad de “agobiar” al ciudadano con más impuestos. De hecho esta financiación ya se está realizando para otras actividades desde hace años, y para las Fiestas también, tan solo se trata de ampliar esa partida económica.
Hágase para financiar aquellas actividades que se quieran potenciar, por ejemplo la Embajada, más actividad festera en la calle para sacar a los jóvenes de las guaridas. Hay que intentar darle vida nocturna al pueblo y no solo la “carpa” en fin hay muchos “frentes” en los que actuar y tanto los dirigentes festeros como el Ayuntamiento deben plantearse de aprovechar este momento que las circunstancias nos han ofrecido para mejorar nuestras Fiestas, tan solo es cuestión de voluntad.

No he querido entrar en detalles, pues este artículo se haría interminable, tan solo quiero dejar constancia y dar mi opinión respecto a una situación que preocupa a mucha gente y que en mi opinión es más bien una oportunidad de rectificar errores y mejorar nuestras queridas Fiestas.

Personalmente me inclino por aprovechar la coyuntura y trabajar para que nuestras Fiestas sean reconocidas por su CALIDAD más que por la cantidad de participantes.


Entradas populares de este blog

Nacido para hacer el mal: Sobre el móvil del Alcalde

ANTONIO SANCHEZ REQUENA SE COLUMPIA EN SU ARTICULO PARA DESAUTORIZAR AL ALCALDE MOISES LOPEZ

LA "ETICA" DE GANEMOS CAUDETE